viernes, 19 de agosto de 2016

EL QUÉ Y EL PORQUÉ DE LA REFORMA DEL ARTÍCULO 30 DE LA LOES



El día 18 de agosto las universidades dichas cofinanciadas y la SENESCYT firmamos un acuerdo para presentar conjuntamente a la Asamblea Nacional una propuesta de reforma al artículo 30 de la LOES. El texto va en adjunto para que lo puedan leer yestudiar. En lo esencial, la propuesta de reforma apunta a un cambio en la forma de entregar recursos estatales a ocho universidades particulares que hoy recibimos rentas y asignaciones estatales. Antes, el Estado entregaba estos recursos según una fórmula que consideraba varios parámetros, entre ellos el número de estudiantes, la calidad académica, la eficiencia administrativa, con el compromiso de la universidad receptora de becar estudiantes de escasos recursos con estos fondos. Ahora, el Estado los distribuirá según el número de estudiantes de escasos recursos becados por la SENESCYT que se matriculen en las universidades cofinanciadas. En otro lenguaje, se pasa del financiamiento de la oferta al financiamiento de la demanda.

¿Por qué la PUCE trabajó para alcanzar este acuerdo? Si el sistema funciona bien, y nos empeñaremos desde ahora en que así sea, más estudiantes de escasos recursos tendrán acceso al tipo de educación que ofrecemos a la sociedad. En razón de nuestros propios valores no podemos admitir que limitaciones socio económicas o sociales impidan que un importante número de jóvenes ecuatorianos reciban la formación humanística, integral y con impacto social de la que muchos se han beneficiado durante nuestros setenta años de servicio a la sociedad.

Las reuniones conducentes al acuerdo comenzaron con suspicacias de parte y parte, y seguramente no todas han desaparecido. Pero decidimos dar un paso en dirección del diálogo abierto y franco porque la confianza, por más frágil que resulte, construye mucho más que la sospecha, por sólida que parezca. Hoy tenemos un nuevo mecanismo de distribución de recursos que se probará en los actos, y sobre todo una forma de colaborar que pone por delante el objetivo común de la educación como bien público y reconoce las diversas maneras que tiene el Estado, la sociedad civil y las iglesias de contribuir a él.

Quito, 19 de agosto 2016

Cordialmente


Fernando Ponce León, SJ
Pontificia Universidad Católica del Ecuador
Rector

viernes, 22 de julio de 2016

Que el SRI recoja las plumas

Un hombre fue a confesarse en la iglesia. “Me acuso, padre, de haber hablado mal de mi vecina ante mis amigos. Pero ya me arrepentí y pido disculpas”. Le respondió el sacerdote: “está bien que te des cuenta de tu pecado y que te arrepientas. Como penitencia, deberás subir con una gallina a lo alto de la torre de esta iglesia. Allí la desplumarás y dejarás que el viento se lleve las plumas. Luego bajarás y recogerás todas las plumas en un saco. Entonces quedarás perdonado”.

“¡Eso es imposible, padre!”, respondió el buen hombre. “Puedo desplumar a la gallina pero luego recoger las plumas una vez que el viento se las lleve, ¡no se puede hacer!”, continuó angustiado el penitente.

“Eso mismo pasa con la calumnia, hijo mío. Una vez dicha es imposible reparar el daño causado aunque se pidan disculpas insistentemente”, sentenció el confesor.

Días atrás el SRI acusó a la Universidad Espíritu Santo de irregularidades, y ahora dicen que se equivocaron. Muy bien, que recojan sus palabras que ahora circulan por los muchos rincones de nuestra sociedad.

Fernando Ponce León, SJ
Pontificia Universidad Católica del Ecuador
Rector

martes, 19 de julio de 2016

Vamos aclarando el Panorama

Las generalizaciones suelen confundir, más si las hacen autoridades importantes. ¿En qué líos se andan metiendo las universidades ecuatorianas? Al parecer, todas las universidades privadas son máquinas de hacer dinero, de estafar al SRI y de comerse a los jóvenes de la patria. ¿Será verdad?
Vamos aclarando el panorama. En mi opinión, hay cuatro cuestiones de la coyuntura universitaria que no tocan a todas por igual ni en el mismo sentido.

  1. Las asignaciones atrasadas. Desde enero 2016 el Estado ecuatoriano debe a 8 universidades ecuatorianas las asignaciones y rentas que les corresponden por ley. O sea, 7 meses que no se cumple este punto de la Constitución. La situación económica, ya sabemos. La Constitución, pareciera que lo olvidamos.
  2. Panama Papers. Algunas universidades privadas han sido recientemente acusadas de tener vínculos con paraísos fiscales y otras irregularidades. El asunto es complejo, pero lo que sí está clarísimo es que no es lo mismo que lo anterior. Ni esta cuestión sirve para tapar la anterior.
  3. Las universidades internacionales. Dos universidades cubiertas por convenios internacionales están siendo acusadas de mal utilizar estos convenios. Tiene algo que ver con el punto 1, pero no es lo mismo que el punto 1 ni el punto 2.
  4. Universidades públicas intervenidas. No necesitaron de los Panama Papers para resbalar. Se trata, en apariencia, de pura viveza criolla.
Son cuatro cuestiones pero puede haber más. El punto es distinguir para comprender y comprender para apreciar con justeza la situación de cada universidad.
Rectorado
PUCE
19 de julio de 2016




jueves, 16 de junio de 2016

Inauguración edificio CISeAL

Quiero comenzar con un sincero agradecimiento a todos ustedes por venir: a las autoridades del Estado Ecuatoriano, a la Universidad de Ohio encabezada por el Vicepresidente de Investigaciones y Actividades Creativas, el Dr. Joe Shields, al igual que a las demás autoridades y representantes de entidades y organizaciones amigas. Con su presencia nos están diciendo que ustedes tanto como nosotros tienen grandes esperanzas en este centro de investigación que hoy ponemos a disposición de la sociedad ecuatoriana y latinoamericana, y esto es un gran estímulo para seguir trabajando.



La Universidad de Ohio y la Pontificia Universidad Católica son instituciones reconocidas en sus respectivos países por su producción investigativa, especialmente en los campos de la salud y la vida. Era por consiguiente natural que unieran sus fuerzas hace 16 años para crear el Centro de Investigación en Enfermedades Infecciosas y Crónicas, que hoy cambia de nombre y de edificio. Es justamente esta mudanza la mejor prueba que el partenariado original fue una buena idea que hoy alcanza una velocidad superior.



La investigación debe estar al servicio del buen vivir de las personas y comunidades, no en función de la gloria institucional ni del prestigio de los investigadores. Esta es una de las principales convicciones del CISeAL y sobre todo una de sus principales realizaciones. Es bueno saber que este centro de investigaciones ha sido el lugar que ha evaluado y acreditado el tamizaje de sangre realizado por los bancos de sangre del Ecuador, en coordinación con el Ministerio de Salud Pública. Otra forma en que nuestra investigación sirve al bienestar de las personas está en la elección de los temas de estudio: actualmente se investigan el virus del Zika, enfermedades como el mal de Chagas, dengue, malaria, diabetes y enfermedades transmitidas por transfusiones de sangre, entre otras. Un tercer ejemplo también debe ser mencionado: la iniciativa vivir saludable. Nuestro centro desarrolla un programa interdisciplinar en la Provincia de Loja donde investiga y aplica mejoras de las condiciones de vida tendientes a la prevención del mal de chagas. Hasta la fecha, la iniciativa vivir saludable ha facilitado la construcción de sistemas de agua, centros comunitarios y proyectos de generación de ingresos, incluyendo una asociación artesanal y una fábrica de adobes. Asimismo, ha reconstruido total o mejorado parcialmente seis viviendas a través del proyecto Hogares Saludables para Vivir Saludable, una iniciativa que busca impedir la entrada de insectos transmisores de Chagas y otras enfermedades a los hogares.



La investigación se hace en equipo, en razón de la magnitud y complejidad de los problemas de salud de la población. Esta es una segunda convicción del centro que debo resaltar. Y es precisamente por este motivo que el CISeAL se constituye como una plataforma para la investigación regional, en América Latina y para América Latina. Si hemos construido un edificio de 6 pisos, con espacio para aproximadamente 300 investigadores, es porque tenemos la ambición de convocar a investigadores del Ecuador y del mundo entero a que participen de un proyecto abierto. Ninguna de nuestras dos universidades, Ohio y la PUCE, puede ni quiere llevar por si sola las investigaciones que hoy se requieren para luchar contra las enfermedades más comunes de América Latina. Pero a diferencia de otras iniciativas que consisten en pedir, clamar y reclamar el trabajo colaborativo, nosotros decimos a los colegas científicos: hoy ponemos a su disposición una infraestructura de 6 millones de dólares; vengan y contribuyan con sus talentos. Las poblaciones del Ecuador y de América Latina serán las únicas ganadoras.



En este punto valga la pena reconocer públicamente todo el apoyo brindado por el P. Manuel Corrales, quien durante su rectorado creyó firmemente en el potencial de este centro de investigaciones e hizo todo lo que estuvo a su alcance para que hoy podamos contemplar esta maravillosa realización.



Estimados amigos presentes, esta nave ya está construida; tiene todavía que equiparse un poco más pero ya está lista para despegar hacia el horizonte utópico de un vivir saludable para nuestra población, especialmente la más vulnerable. Contamos con todos ustedes para alcanzar este sueño, tan ambicioso como necesario.

Muchas gracias.

Fernando Ponce León, S.J. 
Campus Nayón
14 de junio 2016

Inauguración del IV Encuentro Internacional de Investigación en Enfermedades Infecciosas y Medicina Tropical

Para la Pontificia Universidad Católica del Ecuador es un gran honor ser la anfitriona de este cuarto encuentro de académicos del Ecuador y otras partes del mundo dedicados a la investigación sobre enfermedades infecciosas, en el ámbito de la medicina tropical. Sean todos bienvenidos en esta su universidad.

Quisiera decir a los asistentes a este evento académico que la PUCE es uno de los mejores lugares del país para este tipo de encuentros. Llevamos 70 años construyendo la capacidad de investigación, enseñanza y servicio a la sociedad que hoy ponemos a su disposición. En efecto, en1946 esta universidad fue fundada como una alternativa de la sociedad civil ante la educación superior estatal. Inspirados en la cosmovisión cristiana y católica, hemos montado una propuesta educativa de carácter humanista que hoy es bien recibida por la comunidad científica. De hecho, en los diversos rankings universitarios internacionales, figuramos siempre en los dos primeros lugares de las universidades ecuatorianas. Así por ejemplo, recientemente la revista Nature nos puso en el primer lugar de las instituciones ecuatorianas por el número y calidad de los artículos producidos por profesores de esta universidad.

Así como somos reconocidos por la investigación, también nuestros servicios a la colectividad son importantes. En este año, y solo para citar este ejemplo, la SENESCYT, que es el organismo estatal a cargo de las políticas públicas para la educación superior, ciencia y tecnología, nos concedió el premio nacional Matilde Hidalgo de Prócel por nuestros proyectos de vinculación con la colectividad.
Menciono la investigación y la vinculación con la colectividad porque creo firmemente que la investigación debe ser una de las maneras que tenemos las universidades para contribuir a un mundo más justo, fraterno y sostenible. El encuentro que hoy inauguramos así lo entiende y en función de este horizonte se han organizado las distintas actividades. Por tanto no voy a predicar a convencidos, pero sí quiero insistir que la PUCE está honrada por albergar un encuentro académico que contribuye a la realización de sus principios y valores, y ustedes participantes pueden estar seguros que están en el lugar adecuado por sus créditos académicos y la amplitud de sus relaciones nacionales e internacionales de la cuales nos beneficiamos.

Para terminar, quisiera informarles que en un reciente ejercicio de planificación estratégica nos fijamos como meta para el año 2020 ser el referente nacional en formación integral e inclusiva con impacto social. Agradezco su presencia porque con su apoyo vamos con toda seguridad por el camino correcto hacia el objetivo que nos hemos planteado para los próximos cinco años.
Queda pues inaugurado el IV Encuentro Internacional de Investigación 

en Enfermedades Infecciosas y Medicina Tropical que espero sea de mucho provecho para todos los asistentes. 

Muchas gracias.

Dr. Fernando Ponce León, S.J.
13 de junio 2016
PUCE

miércoles, 8 de junio de 2016

Introducción al Discurso del Profesor Ha-Joon Chang

La Pontificia Universidad Católica del Ecuador recibe esta tarde con mucho agrado al profesor Ha-Joon Chang, así como al señor Lee, embajador de la República de Corea en el Ecuador y al señor Andrés Arauz, Ministro Coordinador de Conocimiento y Talento Humano. Ustedes, señores, son académicos y por tanto estoy seguro que al desearles la bienvenida en esta casa de estudios, se sentirán en terreno conocido, con un público deseoso de escuchar las ideas del Dr. Chang y dispuesto a preguntar y debatir.



Además de un gusto, es un honor recibir al Dr. Chang para esta conferencia en el año en que nuestra universidad celebra 70 años de su existencia. En un punto en que, agradecidos con nuestro pasado, miramos creativamente el futuro que queremos construir, este evento significa que aspiramos a ser tanto o más relevantes para el país como lo hemos sido hasta ahora.

El Proceso de Desarrollo Económico de la república de Corea tiene ciertamente lecciones para nuestro país, más todavía en un mundo globalizado como el actual, y sobre esto escucharemos en breve a uno de los mejores expertos mundiales sobre la materia. Pero antes quisiera compartir con ustedes un par de ideas sobre por qué nuestra universidad patrocina esta conferencia.

Cuando el Ministro Arauz nos propuso trabajar juntos para la realización de este evento académico y la conferencia de prensa previa, aceptamos con todo gusto porque como universidad y como universidad pontificia y católica sentimos el deber de contribuir a toda reflexión tendiente a entender mejor las relaciones entre desarrollo económico y desarrollo integral y sostenible del país.

Una universidad como la nuestra, con una facultad de economía tan productiva y tan respetada, tiene naturalmente que favorecer intercambios intelectuales sobre cuestiones relevantes para el país. Hasta aquí no hay nada nuevo porque toda universidad con estudios de economía haría lo mismo. Sin embargo, incluso si no tuviéramos una facultad de economía, la PUCE debería promover debates sobre el desarrollo económico del país por una razón simple: el mundo está mal hecho, parte de este desorden se debe al descontrol de la economía, y para este mundo, mal hecho pero mejorable, estamos preparando a nuestros estudiantes.

Desde el comienzo de su pontificado, el Papa Francisco ha llamado reiteradamente tanto a la Iglesia como a la sociedad en general a conceder atención a los asuntos relacionados con la justicia en la economía global de nuestros días. En un pasaje célebre de su exhortación apostólica Evangelii Gaudium dice “Así como el mandamiento de ‘no matar’ pone un límite claro para asegurar el valor de la vida humana, hoy tenemos que decir ‘no’ a una economía de la exclusión y la inequidad. Esa economía mata” (EG, n. 53). Provocadoramente escribe que “la inequidad es la raíz de los males sociales”, incluidas la pobreza y la exclusión. Afrontar estos males requerirá renunciar a “la autonomía absoluta de los mercados y de la especulación financiera” y superar “las causas estructurales de la inequidad” (EG, n. 202). Además, “la alianza entre la economía y la tecnología termina dejando afuera lo que no forma parte de sus intereses inmediatos” (LS, n. 54). En el lado positivo, sin embargo, el Papa Francisco invita a un aumento de lo que el Papa San Juan Pablo II llamó “la virtud de la solidaridad”, esto es, “la determinación firme y perseverante de empeñarse por el bien común, es decir, por el bien de todos y cada uno” (SRS, n. 38).



El mundo está mal hecho, política y económicamente, pero lo podemos mejorar. La escandalosa concentración de la riqueza en América Latina y en el Ecuador, solo para referirme a este hecho, no es una fatalidad sino el producto de decisiones concretas de grupos y personas con nombre y apellido. Mucha solidaridad y compromiso se necesitan para revertir este desorden establecido. Más todavía – y con esto empiezo a cerrar mi intervención – es imprescindible entender cómo este instrumento que es el conocimiento económico, teórico y aplicado, puede utilizarse para el bienestar general de todos y todas.

Nacido en Seúl, Corea del Sur hace 52 años, el doctor Ha-Joon Chang vive en el Reino Unido desde 1986. Desde el año 1990 es profesor de la Facultad de Economía y del programa de Estudios para el desarrollo de la Universidad de Cambridge. Autor de 11 libros, coautor de otros 4, editor de 6 más, el Dr. Chang ha escrito hasta ahora unos 50 artículos científicos y 56 capítulos en libros colectivos. Este economista heterodoxo, especializado en la economía del desarrollo, que trabaja dentro del paradigma de la nueva economía institucional y es un crítico importante del capitalismo, ha sido considerado uno de los 20 economistas más importantes del mundo, por Prospect magazine en el año 2013.

Sin más preámbulos ya es tiempo que escuchemos y apreciemos por nosotros mismos al Dr. Chang. Lo recibimos con un fuerte aplauso.

Fernando Ponce León, S.J.
Centro Cultural
6 de junio 2016

lunes, 4 de abril de 2016

Mensaje en la Inauguración del X Encuentro Ecuatoriano de Filosofía

Quito, 4 de abril de 2016

Me alegra dirigirme a ustedes para darles la bienvenida e inaugurar este décimo encuentro ecuatoriano de filosofía que tanto hemos esperado. Como profesor de filosofía me encantaría estar en el lugar que ustedes ocupan e involucrarme de lleno en las actividades de estos cinco días. Pero ya que me encuentro aquí donde estoy tengan la plena seguridad que la Pontifica Universidad Católica del Ecuador celebra este evento y se enorgullece de él ahora que conmemoramos setenta años de contribución al bien común del país desde nuestra particular vocación como universidad de inspiración católica y pedagogía ignaciana. 

Este encuentro de filosofía ha de entenderse como parte de un esfuerzo colectivo transgeneracional por posicionar el pensamiento filosófico en el país. Como lo recuerda el Dr. Carlos Paladines, profesor por muchos años de esta universidad, el arranque de este empeño colectivo se produjo en 1976 (2011, págs. 148-149). “En la primera semana de febrero del año en curso – dice un reporte de la época – el Departamento de Filosofía y su Asociación de Estudiantes organizó un ‘Encuentro de Filosofía’ sobre ‘La crisis de la Razón’” (Paladines, Entrega, 1976 mayo, pág. 7). 

Es importante subrayar que ese primer encuentro de filosofía se realizó en un ambiente de renovación del pensamiento y la gestión universitaria impulsado por el rector de entonces, el jesuita Hernán Malo González. Su programa de “ecuatorianización de la universidad” influyó también en los estudios filosóficos de aquellos años (Roig, 1991, pág. 70). Manifestaciones de este influjo son la creación del “Equipo de pensamiento ecuatoriano” en el Departamento de Filosofía, una publicación vanguardista sobre Eugenio Espejo, de este mismo Equipo (Espejo. Conciencia crítica de su época, 1978), el encuentro que acabo de mencionar y muchas otras publicaciones y eventos.

El segundo encuentro ecuatoriano de filosofía tuvo lugar en “la Facultad de Filosofía y Letras de la Sede de la PUCE en Cuenca” (Paladines, Introducción al encuentro, 1977 diciembre, pág. 8) en 1977, con el mismo tema: la crisis de la razón. 

El tercer encuentro nacional de filosofía mantuvo el ritmo de los dos anteriores y se realizó en junio de 1978, en esta universidad. Se enfocó en los problemas actuales de la filosofía en el ámbito latinoamericano. Las ponencias se publicaron al año siguiente (Problemas actuales de la filosofía en el ámbito latinoamericano. III Encuentro Ecuatoriano de Filosofía, 1979). 

Cabe resaltar que en estos primeros encuentros participaron filósofos latinoamericanos como Leopoldo Zea, Francisco Miró Quesada, Arturo Andrés Roig, Rodolfo Agoglia, Ricardo Gómez, Horacio Cerutti, por citar solo estos nombres.

Luego de un lapso de 6 años, profesores e investigadores en filosofía se reunieron del 2 al 5 de julio de 1984 en Cuenca, por cuarta ocasión. Además de los objetivos propios del evento, hubo una motivación adicional: “la de rendir homenaje a Hernán Malo González, uno de los hombres que más hizo por la Filosofía en el Ecuador en las últimas dos décadas”, dice el profesor Samuel Guerra en la introducción (Introducción, 1987 agosto, pág. 20). 

Sobre los siguientes encuentros no he podido recoger datos exactos. Sin embargo, cabe afirmar que, en 1987, según parece, se realizó el quinto encuentro de filosofía, en la Universidad Estatal de en Guayaquil.

Luego de cinco años tuvo lugar en Cuenca el sexto encuentro ecuatoriano de filosofía, del 23 al 28 de noviembre de 1992. 

Después de un lapso similar, se realizó el séptimo encuentro, organizado por la Facultad de Filosofía, Letras y Ciencias de la Educación de la Universidad de Cuenca, en aquella ciudad, del 21 al 24 de octubre de 1997. El evento adoptó el nombre de “Francisco Álvarez González”, en homenaje al profesor fundador de esta facultad. El tema, por lo que se puede deducir del subtítulo de las memorias publicadas fue “filosofía, ética y sociedad, hoy” (Memorias del VII encuentro ecuatoriano de filosofía "Francisco Álvarez González". Filosofía, ética y sociedad, hoy, 1998). 

Del octavo encuentro no he podido recoger ningún dato en mi breve exploración. El noveno encuentro se realizó también en Cuenca en el año 2006, organizado por la Universidad de Cuenca.  
Al cabo de diez largos años, quienes nos interesamos por el pensamiento filosófico, ecuatorianos y extranjeros, nos congregamos nuevamente en esta universidad, donde hace exactamente cuarenta años inició esto que ya podemos llamar una tradición académica del Ecuador. “¡Ya era hora!” como decimos coloquialmente. Demasiado tiempo pasó entre el último de los encuentros y el actual, y esto es algo que no deberemos permitirnos de ahora en adelante.

Ustedes estarán de acuerdo conmigo en que la hora apropiada para pensar filosóficamente no se determina por la frecuencia, alta o baja, de las reuniones. Es cierto que este evento llega a tiempo porque la actividad académica se nutre con encuentros frecuentes y abiertos, a los cuales asistimos no solamente para reflexionar, en sentido estricto, sino para escucharnos unos a otros, dialogar, discutir; para encontrarnos en torno a preocupaciones comunes, en los salones y fuera de ellos.

Pero la actividad académica no debería ser la justificación de la misma actividad académica. No necesitamos filósofos, escuelas o publicaciones auto-referenciales que promueven las condiciones necesarias únicamente para continuar siendo lo que siempre han sido. El tiempo de la filosofía viene dado por esas tercas circunstancias que se resisten a ser reducidas a conceptos pretendidamente comprensibles y engañosamente manejables. Cuando sentimos que “algo no va” en la cultura y las mentalidades, ha llegado la hora de la filosofía. Cuando encontramos una amplia oferta de respuestas fáciles a precios módicos en el supermercado de la esquina, sabemos que es hora de filosofar e invitar a otros a hacerlo.  

Hoy la sociedad planetaria, no solo la ecuatoriana, enfrenta una multitud de desafíos que me atrevería a resumir en estas simples palabras tomadas prestadas: “las personas fueron creadas para ser amadas y las cosas fueron hechas para ser usadas. La razón por la que el mundo es un caos es que las cosas están siendo amadas y las personas están siendo usadas”.

Por esto ya es hora de filosofar individual y colectivamente. Es tiempo de subvertir la realidad tal como se nos presenta o vende, y retomarla desde su revés, es decir desde la pregunta incómoda o insólita, no desde la respuesta complaciente. No quiero decir que no lo vengan haciendo, sino que el valor y oportunidad de este encuentro no consiste en que “al fin se hizo”, como se podrá concluir el viernes por la tarde, sino en que los filósofos se encuentran porque, hoy como siempre, es necesario romper la conformidad del pensamiento circundante con ideas, conceptos y valores que sostienen esta vida chata en la que es tan fácil deslizarnos.

Antes de concluir quisiera hacer notar que este décimo encuentro de filosofía empezó a preparase remotamente en los años 2013 y 2014 cuando un grupo de profesores de filosofía de esta Universidad y de otras del país se reunieron en un seminario que tuvo por nombre “El lugar de la filosofía hoy”, y cuyas ponencias fueron publicadas hace menos de un mes. No solo coincidimos en que “ya era hora” de reunirnos como filósofos, sino que tratamos de identificar colectivamente cuáles eran esa hora y ese lugar para un auténtico pensamiento filosófico creativo, no repetitivo.



El P. Fernando Barredo, anterior decano de la Facultad de Filosofía y Teología,  su actual decano, el P. Efrén Santacruz, así como el director de la Escuela de Filosofía, Mgtr. Alfonso Montalvo, han sido personas determinantes para la realización de este encuentro. Un primer agradecimiento debe ir a ellos. Con igual intensidad debo reconocer públicamente y agradecer al P. Edison Higuera y al equipo organizador que está detrás, antes y estará después de este encuentro. A todos ustedes, finalmente, gracias por aceptar nuestra invitación y por estar dispuestos a compartir con los asistentes sus preguntas, angustias e intuiciones sobre el mundo que a todos nos toca vivir, con más o menos fortuna. Muchas gracias por su atención.

Bibliografía
  • Espejo. Conciencia crítica de su época. (1978). Quito.
  • Guerra, S. (1987 agosto). Introducción. Revista de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, XV(47), 19-22.
  • Memorias del VII encuentro ecuatoriano de filosofía "Francisco Álvarez González". Filosofía, ética y sociedad, hoy. (1998). Cuenca: Facultad de Filosofía, Letras y Ciencias de la Educación de la Universidad de Cuenca.
  • Paladines, C. (1976 mayo). Entrega. Revista de la Universidad Católica, IV(13), 7-11.
  • Paladines, C. (1977 diciembre). Introducción al encuentro. Revista de la Universidad Católica, V(18), 7-14.
  • Paladines, C. (2011). Breve historia del pensamiento ecuatoriano. Quito: Corporación Editora Nacional.
  • Problemas actuales de la filosofía en el ámbito latinoamericano. III Encuentro Ecuatoriano de Filosofía. (1979). Quito: PUCE.
  • Roig, A. A. (1991). Historia de las ideas, teoría del discurso y pensamiento latinoamericano. Bogotá: Ediciones USTA.